Qué es el Home Staging y cómo te ayudará a alquilar tu vivienda

Home Staging

El Home Staging es una de las técnicas más empleadas a la hora de acondicionar una vivienda antes de venderla o alquilarla. Consiste en una serie de trucos que hacen de nuestra casa un producto visualmente más atractivo para cualquier interesado. Nace del interiorismo, y se ha puesto de moda en los últimos meses debido a su efectividad.

¿En qué consiste el Home Staging?

Home Staging significa literalmente «puesta en escena de la casa». Esta definición conecta completamente con el objetivo del Home Staging: preparar la casa para que se venda lo más rápido posible.

Pero, ¿cuáles son sus principales técnicas?

La simetría, el patrón a seguir.

El orden y la simetría te ayudarán a que los elementos coexistan en un mismo espacio de la manera más armónica posible. Además, para nuestro cerebro es más fácil, le ayudas a que le guste lo que ve. Por eso usar patrones que sigan cierta simetría te producirá a ti y a tus invitados cierta satisfacción.

El orden del mobiliario tiene una gran importancia porque nos hace sentir que las cosas están ordenada o que por el contrario, no lo están. Por eso te recomendamos usar muebles que usen líneas perpendiculares, no acumular objetos innecesarios en las habitaciones y mantener espacios limpios.

Di no a los espacios vacíos.

Mostrar habitaciones vacías no siempre puede ser una buena idea. Es mucho mejor mostrar espacios funcionales no solo a nivel estético, sino que sirvan para algo y que los posibles compradores puedan encontrarle la utilidad. Las habitaciones vacías no son atractivas para los potenciales compradores, y con solo tres o cuatro elementos, podrás darle a un espacio desocupado un toque muy especial, como convertir un cuarto deshabitado en un despacho o sala de estar, pero nunca, bajo ningún concepto hacer de él, un trastero. Haz que el mobiliario cumpla una misión en cada estancia de la casa.

No sobrecargues las habitaciones.

Pero al igual que hay que mostrar espacios decorados que sean funcionales, esa funcionalidad se pierde cuando están excesivamente recargados. Por eso es importante que las habitaciones luzcan espaciosas, no llenas de objetos innecesarios.

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestra Newsletter para recibir las últimas noticias y tendencias de nuestro blog. Prometemos no llenar tu buzón de correo basura.

 

Ten cuidado con los colores que eliges para las paredes.

Los colores neutros son los que mejor funcionan a la hora de vender una casa, salvo en habitaciones para los niños. Ahí puedes dejar que tu imaginación vuele un poco más, pero sino, los colores neutros y luminosos son, sin duda, los que triunfarán.

No hace falta que uses el blanco para todo. Puedes combinarlo con paredes grises o marrones suaves que dejen entrar la luz y den una sensación de limpieza.

Ilumina la vivienda.

No dejes rincón sin iluminar. E incluso aunque no sea necesario del todo, te recomendamos que durante las visitas abras las ventanas y enciendas las luces, así que el posible inquilino se podrá imaginar las magnitudes de las luces de la casa.

Es fundamental también que las visitas se den en las horas de sol.

Retira cualquier elemento personal.

Sobre todo objetos como cuadros o marcos con fotos, objetos de decoración de criterio personal (como jarrones, figuras, souvenirs, etc.) o prendas de vestir. En el caso de que la ropa esté dentro de los armarios, tenla ordenada por colores y tipología, y le darás al mueble una sensación de gran funcionalidad. Como te hemos dicho antes, el orden vende.

La importancia de las fotografías.

Para concertar visitas, antes deberás seducir a los clientes, y en ese sentido, las imágenes juegan un papel determinante. La cámara de un móvil de gama media-alta te ofrecerá todo lo necesario para que puedas fotografiar tu vivienda de la mejor manera. Ten en cuenta todo lo dicho anteriormente antes de ponerte a hacer fotos, potencia los rincones exteriores de tu vivienda en caso de que los tenga (balcones, jardín o incluso, las vistas), pon la cámara en horizontal a la altura de tus ojos y haz varias fotografías de cada habitación (combina varios tipos de planos, tanto desde la pared como desde las esquinas de los distintos cuartos).

 


Sé el primero en comentar

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*